LOS JEQUES ÁRABES LOS ULTIMOS FANÁTICOS DEL FÚTBOL

El respaldo más importante para los jeques asiáticos provino de la entidad madre del fútbol mundial. Los miembros de la FIFA, con su votación el pasado 2 de diciembre en la elección de las sedes mundialistas en Zúrich, revalidaron su apoyo a estos magnates del fútbol impulsados por el propio presidente Joseph Blatter.

La concesión del Mundial 2018 otorgada a los rusos, representados por el multimillonario empresario Román Abramóvich, propietario del Chelsea, y la elección de Qatar, comandado directamente por el jeque Hamad bin Khalifa Al-Thani, emir de esté país, premió indirectamente a las sociedades anónimas. En estos tiempos, se reconoce como grata la intervención de los propietarios provenientes de otros negocios dentro del deporte con más simpatizantes en el planeta.

Manchester City, adquirido por el Abu Dhabi United Group, propiedad del jeque de los Emiratos Árabes Unidos sheikh Mansour bin Zayed Al Nahyan, fue el primer experimento ambicioso, y al día de hoy consigue los mejores resultados dentro del campo de juego. Mansour no ha escatimado en gastos y los petrodólares han sido capaces de crear un equipo competitivo que se encuentra a la altura del United y el Chelsea para conquistar la liga.

Entre los buenos resultados, se incluye el obtenido por Mohamed Al Fayed en el Fulham, quien desde 2007 ha conseguido no solo devolver a este tradicional equipo a la elite de la Premier, si no también llevarlo hasta la final de la Europa League en la pasada temporada. Aunque no todas son buenas experiencias: Portsmouth sufrió una anárquica gestión que no invirtió ni una sola libra y terminó condenado a la segunda categoría por quebrantos y quita de puntos.

Los jeques del Golfo Pérsico se han lanzado a la invasión del nuevo mundo comprando clubes europeos en bancarrota que, arruinados por las malas gestiones de sus viejos propietarios, se ven imposibilitados de resistir una tentadora oferta económica. Así, la crisis española fue el mejor momento para su desembarco en 2010. Sin el impedimento burocrático que regía pocos años atrás, el qatarí Abdullah Bin-Nasser Al-Thani compró el Málaga y el indio Ahsan Alí Syed, el Racing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s